Categorías
Administración de Empresas Liderazgo

Reuniones de trabajo efectivas

Las reuniones de trabajo son un espacio donde se ponen a prueba las habilidades de un líder. Una junta de trabajo efectiva permite que la gente salga con un sentido de pertenencia, la satisfacción de haber logrado algo, y claridad en las metas. Es por esto qué las habilidades que se requieren para un buen liderazgo son prácticamente las mismas que sirven para tener una junta de trabajo efectiva.

Vamos a comenzar corrigiendo el primer síntoma que acompaña a las juntas improvisadas y poco efectivas y esto es enviar de último momento una invitación o invitar sólo indicando la fecha y hora de la reunión.

Redactar de forma correcta una convocatoria te permitirá hacer la planeación necesaria y comunicar a los participantes lo que se espera de ellos durante la reunión. Veamos los puntos a incluir.

Identifica y establece la duración de acuerdo con el propósito de la junta.

Es muy común agendar por costumbre “una hora” para las juntas aun cuando se requiere menos tiempo, pero esto puede resultar en tiempos ociosos que pronto dan lugar a discusiones que terminan por alargar la junta.

Por ejemplo, Invitar a una junta de 35 minutos, puede favorecer el cumplimiento de la agenda y comunicar la intención de la reunión.

En mi Instagram te dejo algunas ideas de duraciones para tus juntas.

En todos los casos, elige cuidadosamente a los participantes.

Omitir integrantes o invitar personas de más, puede provocar antagonizar a los participantes o provocar especulaciones (ejemplos?)

No invitar a las personas indicadas puede incluso hacer que se pierda por completo el sentido de la reunión y sea necesario repetirla.

Coloca en la convocatoria un título descriptivo

Esto te permitirá dirigir desde un inicio la intención de la junta. En vez de escribir algo así como “Ventas-Facturación” o “Junta directivos” puedes nombrar tu junta con algo como “Evaluación de riesgos y restricciones para apertura de nueva tienda en santa fe”. Si lo puedes decir en una sola frase, seguramente harás valer cada minuto de la reunión.

Incluye un párrafo con el objetivo de la junta.

Aquí vas a compartir resultado deseado de la junta y cómo se va a lograr. Por ejemplo “Identificar áreas de oportunidad en el proceso de facturación a través de la revisión de encuestas a los clientes” “Decidir estrategia para el próximo trimestre a través de la revisión de resultados”.

Compartir el objetivo, permite que los participantes se preparen para la reunión y comprendan con anticipación el tipo de dinámica que se llevará durante la reunión.

Envía la agenda de la junta con los puntos a tratar y los horarios para cada punto.

Evitarás querer abarcar demasiado decir durante tu junta “ya se nos hizo tarde, me salto estas láminas y luego  se las envío”.

Crear una agenda detallada será tu mejor herramienta para  promover la puntualidad y delimitar el espacio para que las conversaciones se mantengan dentro de los objetivos de la reunión.

Indica el protocolo a seguir.

Crear un protocolo agilizará la reunión y evitará incomodar a los expositores y participantes. Puedes incluir en el protocolo si desde un inicio la reunión será con la cámara encendida o si esperas que los participantes entren y pongan en silencio su micrófono.

Puedes avisar si es necesaria la lectura o revisión previa de algún documento o si existe algún horario límite de ingreso.

También puedes anticipar a los participantes cómo serán las interacciones. Si estas son “conforme a espacios asignados en la agenda” si son “preguntas y comentarios al final” o incluso por “mensaje directo al moderador”.

Con estos pasos desde la creación de la invitación podrás planear tu junta y permitir que los participantes sepan cuales son las expectativas de la reunión, mantener una energía positiva y lograr los objetivos esperados.

¿Tienes alguna pregunta? ¿Te gustaría ver esta información aplicada a tu negocio? Ponte en contacto conmigo:

Categorías
Administración de Empresas Emprender Negocios Lean

Empezar un negocio de alimentos hechos en casa

Preparar alimentos en casa es un negocio ágil que puedes iniciar con lo que ya dispones. No hay que atender mesas, pagar nómina ni supervisar la caja. Todo suena como algo muy sencillo. ¿Será que realmente lo es?

Descarga aquí una plantilla didáctica para practicar con tus productos o platillos el cálculo de costo de receta, costo unitario y precio mínimo de venta.

Si tienes un negocio de alimentos en casa, sabes que existen muchas cosas que te estás ahorrando, no pagas renta del local y puedes hacer uso de todo el equipo, ingredientes y servicios que hay en casa.

Esto es una ventaja que merece ser aprovechada, pero es común encontrar negocios que funcionan muy bien en pequeña escala, y al momento de tener más clientes pierden esa ventaja y comienzan a operar con pérdidas.

Así que vamos a hablar de como cuidar y hacer crecer tu negocio de alimentos preparados en casa.

La regla de oro

En los negocios de alimentos se utiliza una muy sencilla regla para establecer la relación entre precio y costo. Donde, el precio del producto entregado representa 3 veces su costo.

Por ejemplo, si un producto se vende comúnmente en 60 pesos, es importante que el costo no sobre pase los 20 pesos.

Por otro lado, si no tienes un precio establecido por el mercado, y tu costo es de 30 pesos, tu precio mínimo de venta deberá ser 3 veces ese costo, en este caso, 90 pesos.

Esta relación sirve para que destines tus ingresos en tres partes iguales donde la primera será para cubrir costos, es decir volver a comprar insumos, la segunda es para realizar un presupuesto de gastos y la tercera sea tu ganancia. Veamos consideraciones importantes de cada categoría.

Costos

Tu costo incluye todo aquello que va directamente y de forma constante en la preparación de tus platillos o productos.

Empieza calculando el costo de tu receta. Utilizando siempre una lista de precios actualizada.

Por ejemplo, si tu receta lleva una taza de harina, no cuentas los $18 pesos del paquete, sino únicamente la parte proporcional que usas. En este caso, serían $2.50 porque la taza pesa 140 gramos. Realiza este paso por cada ingrediente con la mayor precisión posible.

Después calcula el costo unitario de cada platillo. Incluye los elementos que siempre sucedan como lo pueden ser los complementos y el empaque.

Gastos

Un modo muy seguro de operar es estableciendo un presupuesto conforme a la venta del mes anterior.

En los gastos vas a incluir conceptos como el incremento en tu recibo de gas. Si en meses anteriores pagabas por decir $400 y ahora tu consumo es de $500, cubre con tu presupuesto esos $100 de diferencia.

Utiliza este presupuesto para planear tus traslados, entregas en zonas cercanas y material publicitario.

Si te sobra dinero, puedes invertir en más equipo de cocina o incrementar tu presencia en redes.

No rentes un local ni contrates a nadie hasta que tu presupuesto de gastos sea lo suficientemente amplio y constante.

Recuerda que, a mayores ventas, mayor presupuesto para gastos. Si tus gastos siempre superan tu presupuesto puede ser que no estás vendiendo lo suficiente o que estás operando de un modo ineficiente. Evita asignarte conceptos de gastos tales como “sueldo de cocinero” o “gastos de representación”. Pues el presupuesto de gastos te permitirá hacer crecer verdaderamente tu negocio.

Ganancias

Para ti está la última tercera parte de tus ingresos, esas son tus ganancias (antes de impuestos). Recuerda que mantener una administración de costos y prespuestos te permitirá operar con ganancias y hacer crecer tu negocio.

Sígueme en redes para recibir más contenido de Inteligencia de Negocios.

Categorías
Administración de Empresas

¿Qué es el Punto de Equilibrio?

¿Qué es el punto de equilibrio? El punto de equilibrio es una herramienta que te va a indicar “Cuánto tienes que vender, para tener ganancias en tu negocio”. Aquí te lo explico de una vez por todas.

El día de hoy, te voy a platicar acerca de un concepto de administración que, al conocerlo de la forma más sencilla, tendrás una mayor capacidad para tomar decisiones en tu negocio. El punto de equilibrio.

Si alguna vez en la escuela te enseñaron este concepto o lo has buscado en internet, es probable que hayas visto un gráfico más o menos así:

“El punto de equilibrio es muy importante” dice todo el mundo pero ¿realmente sabemos explicar lo que dice esta gráfica o cómo calcularlo?

En este artículo encontrarás un video y una plantilla didáctica descargable para que realices ejercicios que te permitirán comprender mejor el punto de equilibrio.

Descarga Aquí la el archivo excel:

No contiene macros, ni están bloqueadas las celdas para que puedas ver las fórmulas y como se elaboraron los gráficos.

A medida de que comprendas este concepto desde la lógica y conozcas los números de tu negocio, podrás tomar mejores decisiones estratégicas.

Al final, vas a saber si el modelo refleja lo que sucede en la vida real por que tu estado de cuenta no miente. Si tu cartera no coincide con tus estados financieros, probablemente no estás incluyendo todos tus costos.

Incrementar tus ventas te deja mayor ganancia pero tus ventas están topadas a tu capacidad instalada, recuerda que incrementar tu capacidad instalada, producir más, puede generar mas costos. Así que no dejes de hacer este análisis antes de realizar una inversión o considera también optimizar tu producción.

Reducir tus costos mueve favorablemente tu punto de equilibrio pero puede poner en riesgo la calidad de tu producto, hazlo con precaución y conocimiento de causa. Aumentar tu precio a través de agregar valor a tu producto, es también una excelente estrategia. Busca siempre oportunidades de innovación.

¿Tienes alguna pregunta? ¿Te gustaría ver esta información aplicada a tu negocio? Ponte en contacto conmigo: